¿Quién es Carlsen?

¿Quién es Carlsen?

Mauro Arturo Riveracarlsen_1_300.jp

¿Quién es Magnus Carlsen? Blanco, aproximadamente de 1.80 de estatura, noruego,  de 22 años…éstas son frases que no lo describen.

Lo que define a Sven Magnus Carlsen es su habilidad espectacular para mover unas piezas extrañas a través de un tablero de 64 casillas. No sólo ha sido el ajedrecista número uno más joven de la historia, sino también ha roto –con los matices de la inflación de Elo- el rating más alto jamás conquistado, anteriormente en posesión de su mentor Gary Kasparov.

¿Qué hace tan especial a Carlsen? ¿Qué lo hace sobresaltar en un mundo del ajedrez dominado por la preparación teórica y las continuas tablas de grandes maestros? ¿Qué lo hace destacar en un juego que había comenzado a admirar más a Houdini y Rybka que a Lasker y Capablanca?

Parece ridículo, pero la habilidad de Carlsen es que se dedica únicamente a jugar al ajedrez. Eso es todo, no hay mayores secretos. Carlsen no trata de convertirse en una computadora infalible. Carlsen no pretende adivinar la apertura de su rival ni trata de obtener el mejor desempate para ganar un torneo. Magnus Carlsen se sienta frente al tablero y comienza a hacer las mejores jugadas; obtiene pequeñas ventajas y pelea cada posición sin importar la fuerza de su rival ni la preparación teórica. Carlsen no pretende ganar cada partida desde la apertura. Frecuentemente juega aperturas consideradas “inofensivas” sólo para tener una posición jugable desde la que poco a poco destroza a sus oponentes. Ha jugado la apertura Ponziani, Gioco Piano o la Cuatro Caballos contra la más fuerte oposición, demostrando una y otra vez que puede derrotar a cualquiera prácticamente desde cualquier posición.

A pesar de que su estrategia de juego es simple, su fuerza está lejos de serlo. Carlsen ha abandonado el estilo táctico que le caracterizó en su “juventud” (curioso hablar así de un muchacho de 22 años) para centrarse en el juego posicional y sensato. Carlsen ahora está más cerca de Karpov y Capablanca que de Tal y Kasparov. Esta experticia en los finales y su capacidad para acumular pequeñas ventajas deja atónitos a sus rivales. Ellos no pueden entender por qué, siendo grandes maestros de más de 2700 puntos elo, siguen una y otra vez perdiendo finales igualados y posiciones sencillas contra un muchacho de 22 años que parece jugar no sólo basado en un fuerte cálculo, sino también en una fina intuición.

En suma, tenemos a un jugador que muy pronto podría convertirse en campeón del mundo. Al menos, eso es lo que todos esperamos de él; al menos, eso es lo que él espera de sí mismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *