Las Olimpíadas Mundiales de Ajedrez (VIII)

Las Olimpíadas Mundiales de Ajedrez (VIII)
Jesús G. Bayolo


Por Jesús G. Bayolo

LA SÉPTIMA EN ESTOCOLMO 1937

La VII Olimpiadaoficial se jugó entre el 31 de julio y el 14 de agosto de 1937 en el Gran Hotel Royal de Estocolmo, Suecia, con la participación de 19 naciones, como de costumbre por el sistema de “todos contra todos”, lo que implicó no solo la ausencia de descanso, sino además algunas jornadas de doble rondas.

 Lo primero que salta a la vista es que se llega al primer decenio de estas justas, nacidas oficialmente en 1927. Lo segundo, que Alemania no intervino (al igual que en las dos lides precedentes), aunque había pretendido que se reconociera su “Olimpíada” del año anterior, 1936.

 Rasgo distintivo fue la ausencia de notables veteranos y en consecuencia el debut de muchos de los que constituirían la nueva generación de ajedrecistas de fuerza. Esta fue la única vez que jugó Euwe como campeón del mundo, aunque Holanda solo logró ocupar el sexto escaño.

Logotipo de la Olimpiada

 Pero lo más notable del batallar ajedrecístico fue el cuarto triunfo consecutivo de Estados Unidos de Norteamérica, y último por mucho tiempo, ya que interrumpidas estas justas por la II Guerra Mundial y con la posterior incorporación dela Unión Soviética, el equipo no0rteamerica no tuvo que esperar cerca de 40 años para volver a custodiad la Copa HamiltonRussell.

 Y eso, debido a un acontecimiento político: la celebración en Haifa, Israel, dela Olimpíadade 1976, ala que no asistieronla URSS, ni los demás países de la entonces existente comunidad socialista.

 En la capital sueca, el fuerte equipo norteamericano (Reshevsky, Fine, Kashdan, Marshall y Horowitz), reajustado con las jóvenes incorporaciones de los tres primeros tableros, tomaron clara ventaja sobre equipos como el húngaro y el polaco –los de más prestigio en aquel tiempo-, debilitado este último por la insustituible ausencia de Akiba  Rubinstein.

 La brillante actuación del seleccionado de los  Estados Unidos (54,5 de 72 posibles) fue como sigue por orden de tableros: Reshevsky, 9.5/16; Fine, 11.5/15; Kashdam, 14/16; Marshall, 6.5/10; Horowitz, 13/15. Los campeones no perdieron ningún match, empatando con Letonia, Holanda y Hungría, mientras lograban 4-0 sobre Dinamarca e Islandia.

 Hungría, ya sin su estrella Maroczy, con Lilienthal, Steiner, Szabo, Havasi y Vaida, consiguió un meritorio segundo lugar, totalizando 48,5 puntos. Polonia (Tartakower, Najdorf, Frydman, Redgezinsky y Appel) quedó con el bronce luego de concluir empatado con Argentina a 47 puntos, al aplicarse el curioso desempate del resultado entre los dos equipos igualados.

 Para Argentina fue el cuarto escaño, y siguieron: 5. Checoslovaquia, 45; 6. Holanda, 44; 7. Estonia, 41.5; 8. Lituania, 41.5; 9. Yugoslavia, 40; 10. Suecia, 38.5; 11. Latvia, 37.5; 12. Finlandia, 34; 13. Inglaterra, 34; 14. Italia, 26.5; 15. Dinamarca, 25.5; 16. Islandia, 23; 17. Bélgica, 22.5; 18. Noruega, 19.5, y Escocia, 14 puntos.

 Claro que hay que resaltar el espléndido desenvolvimiento de Argentina, que tuvo su mejor actuación hasta ese momento, pero además la mejor de un país de Latinoamérica. Su desempeño por tableros fue como sigue: Piazzini, 7/12; Jacobo Bolbochán, 4.5/12; Grau, 10.5/15; Guimard, 11/16, y Pleci, 14/17.

 Oro por tableros

 Los ganadores de medallas de oro fueron:

Tablero 1: Salo Flohr, Checoslovaquia, 12.5/16 (78.1%)

Tablero 2: Ruben Fine, Estados Unidos, 11.5/15 (76%)

Tablero 3: Isaac Kashdam, Estados Unidos, 14/16 (87.5%)

Tablero 4: Z. Danielson, Suecia, 14/18 (77.8%)

Tablero 5: Isaac Horowitz, Estados Unidos, 13/15 (86.7%)

Flohr Salo (Checoslovaquia) ORO 1er Tablero

Detrás del entonces checoslovaco (después, soviético) Salo Flohr, quien finalizó invicto con nueve victorias y siete empates, se ubicó entre los primeros tableros el estoniano Paul Keres, eterno candidato a la corona mundial. Su juego causó admiración y también el de otros que no fueron medallistas, como  el húngaro Laszlo Szabo y los argentinos Carlos Guimard e Isaías Pleci.

Otra vez Vera Menchik

El VI Campeonato Mundial Femenino organizado por FIDE a la par de las citas olímpicas tuvo gran participación: 26 jugadoras, y como de costumbre retuvo la corona Vera Menchik, esta vez de forma sensacional, con el ciento por ciento de los puntos, que fueron 14. Se jugó por Sistema Suizo. Es oportuno aclarar que además hubo dos matches por la corona femenina (1934 y el propio 1937) entre Vera y la alemana Sonja Graf, por iniciativa de ellas, pero fueron reconocidos por la FIDE.

(Continuará…)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *