Las Olimpíadas Mundiales de Ajedrez (VII)

Las Olimpíadas Mundiales de Ajedrez (VII)
Jesús G. Bayolo

 

Por Jesús G. Bayolo

LA SEXTA EN VARSOVIA 1935

La sexta competición olímpica, efectuada en Varsovia del 16 al 31 de agosto de 1935, arrojó un número récord de participación con 20 países, aunque el grupo de aspirantes al cetro se mantuvo análogo al de ediciones anteriores. Como de habitual compitieron en un solo grupo, todos contra todos. Se inscribieron 22 países, pero la justa se redujo a veinte por la ausencia de España y Noruega.

El potente equipo norteamericano, encabezado por la nueva estrella Ruben Fine, obtuvo su tercer triunfo consecutivo, luego de ardua lucha con Suecia, Polonia, Hungría y Checoslovaquia, principalmente. Solo conoció la derrota ante Suecia (1,5-2,5) y Hungría (1-3), en tanto obtenía importantes victorias sobre Checoslovaquia, Argentina y Rumania. Frente al seleccionado rumano con el score máximo (4-0).

Así puntuaron los integrantes del conjunto triunfador: Fine 9/17, Frank J. Marshall 7½/12, Abraham Kupchik 10/14, Arthur W. Dake 15½/18, Israel A. Horowitz 12/15.

La selección de Suecia, manteniendo su ritmo ascendente –cuarto lugar en Folkestone-, logró ganar la medalla de plata y fue un duro rival para los campeones, permitiéndose la osadía de derrotarlos. En su primer tablero se afirmaba la fuerza indudable de Gideon Stahlberg, quien ya le había ganado un match a Aaron Nimzowitsch. En la olimpíada polaca Stahlberg ganó 9, entabló 7 y perdió 2.

El país anfitrión, Polonia, se presentó sin su más resplandeciente estrella, Akiba Rubinstein, en el ocaso de su carrera y virtualmente alejado de los tableros. Miguel Najdorf empezaba a dar muestras de su potencia en el arte de la combinación. Es de destacar esa valiosa tercera colocación, que en el futuro solo sería superada por el subcampeonato en Buenos Aires 1939.

Para el desempate de los lugares tercero y cuarto se aplicó la regla del mejor resultado en matches.

El estado final de la VI Olimpiada de Varsovia, 1935, fue como sigue:

1-Estados Unidos, 54 puntos, 2-Suecia, 52.5, 3-Polonia, 52, 4-Hungría, 52, 5- Checoslovaquia, 49, 6-Yugoslavia, 45,5, 7-Austria, 43.5, 8-Argentina, 42, 9-Letonia, 41, 10-Francia, 38, 11-Estonia, 37.5; 12- Inglaterra, 37, 13- Finlandia, 35, 14. Lituania, 34, 15. Palestina, 32, 16- Dinamarca, 31.5, 17- Rumania, 27.5, 18- Italia, 24, 19- Suiza, 21 y 20- Irlanda, 12.

Las medallas de oro, por la mejor labor individual por tableros correspondieron a:

Tablero 1: Salo Flohr, Checoslovaquia: 13/17 (76.5%).

Tablero 2: Andrea Lilienthal, Hungría: 15/19 (78.95).

Tablero 3: Erich Eliskases, Austria: 15/19 (78.9%).

Tablero 4: Arthur W. Dake Estados Unidos: 15.5/18 (86.2%).

Tablero 5: Israel A. Horowitz, Estados Unidos: 12/15 (80%)

Destacable el desempeño de Florh,  al sobrepasar a Aliojin (Francia), con 12 de 16 y a Tartakower (Polonia), con 11.5 de 17.  Elogios merece el debut en lides de esta envergadura realizado por el joven maestro estoniano Paul Keres, quien con diecinueve años dio muestras de singular talento y cautivó en el juego de ataque. Rindió para el 65,8 por ciento y entre otras, obtuvo una espectacular victoria sobre el británico Winter.

Los ajedrecistas invictos fueron Aliojin, Flohr, Tartakower, Frydmand, Lilienthal, Havasi, Kupchik y Dake.

Eliskases, En Varsovia 1935 fue su última incursión por Austria, pero...

EL RÉCORD DE ELISKASES

 Un dato curioso que vale la pena conocer es que el ganador del oro en la tercera plaza, Erich Eliskases, nacido el 5 de febrero de 1913 en Innsbruck, Austria, y fallecido el 2 de febrero de 1997 en Córdova, Argentina, atesora un récord singular: jugó en ocho olimpíadas representando a tres naciones diferentes.

Representó a su país natal en tres Olimpíadas: 1930, 1933 y 1935, ganando en esta última la medalla de oro al tercer tablero (+12=6-1). Su cuarta incursión la hizo por Alemania en 1939, cuando Austria era un estado anexo a la Alemanianazi, y las cuatro últimas por Argentina, su país de adopción: 1952, 1958, 1960 y 1964. Además, acudió a Ámsterdam (1954), como analista del equipo argentino. En 123 partidas olímpica acumuló 79,5 puntos (48 – 63 – 12 ) para  64,6 por ciento de efectividad.

ALGO NUEVO

Sabido es que el ajedrez y la filatelia gozan de una buena amistad, ya que no son pocos los que le dan cobija entre sus preferencias a ambas actividades… pues bien, en Varsovia 1935 nace una temática, ya que por primera vez en Olimpíadas se realiza una cancelación postal, que por más señas resultó en color rojo.

A la sazón todavía estaba por aparecer el primer sello dedicado al ajedrez en el mundo, acontecimiento que tiene lugar en Bulgaria el 29 de septiembre de 1947, cuando en la serie que inmortalizó los Juegos Balkánicos de ese año, el timbre de nueve levas muestra un caballo de ajedrez.

Tanto en Estocolmo 1937 como en Buenos Aires 1939 hubo cancelaciones especiales y ya en Dubrovnik 1950 se emite la primera serie dedicada a una Olimpíada mundial de ajedrez. Cuando lleguemos allí, retomaremos esta historia.

 (Continuará…)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *