Las Olimpíadas Mundiales de Ajedrez (IV)

Las Olimpíadas Mundiales de Ajedrez (IV)

Por Jesús G. Bayolo

Jesús G. Bayolo

LA TERCERA EN HAMBURGO 1930

 Hamburgo, importante puerto del norte de Alemania, acogió la tercera cita olímpica en 1930 y su éxito borró la desilusión que había dejado la precedente en La Haya-28, porque intervinieron figuras del primerísimo nivel, encabezadas por el campeón mundial vigente, Alexander Aliojin, quien comandando el equipo francés ganó sus nueve partidas, pero no pudo recibir premio por su actuación individual, ya que para ello se exigía un mínimo de 12.

 Recordemos que en Londres participaron 16 países y en La Haya 17. Pues como si estuviera premeditado aumentar de uno en uno, en Hamburgo se presentaron 18.

 Polonia, representada por Rubinstein, Tartakower, Przepiorka, Makaczyk y Frydman se llevó el gato al agua con 48,5 puntos de los 68 posibles. La presencia en el equipo de una figura tan prestigiosa como la del genial Akiba Kilevich Rubinstein dio sus frutos. El primer  tablero polaco logró la mejor puntuación de la Olimpiada con 15 puntos de 17 (ganó 13, entabló 4 y no perdió), para un impresionante 82,2 por ciento.

 El bicampeón olímpico equipo de Hungría (Maroczy, Takacs, Vajda, A. Steiner y Havasi) quedó como subcampeón con 47 puntos. Puede decirse que perdieron el cetro desde el mismo inicio, cuando cayeron frente a los polacos con el abultado score de 0,5 por 3,5 puntos.

 Alemania logró subir al podio de premiación (tercer lugar) con 44,5  puntos. En cuarto quedó Austria con 43,5, en quinto Checoslovaquia con 42,5, mientras los anteriores subcampeones, Estados Unidos, bajaban a la sexta posición con 41,5. La tabla posiciones la cerró, en el lugar 18, Noruega con 16 puntos.

 Dos países lograron la hazaña de derrotar a Polonia y Hungría (2,5 por 1,5): fueron Checoslovaquia y Holanda, ocupante del séptimo peldaño. Estas fueron las únicas derrotas de los medallistas de oro y plata, aparte del encuentro entre ellos.

Rubinstein estuvo inmenso y elevó a Polonia hasta la gloria.

 En la Olimpiada de Hamburgo participaron jugadores que más adelante serían famosos como Marshall (EE.UU.), Samisch (Alemania), Kmoch (Austria), Flohr (Checoslovaquia), Stahlberg (Suecia), Stoltz (Suecia) y Duchamps (Francia).

 Por sus actuaciones individuales fueron premiados Rubinstein, Havasi.  Flohr y el estadounidense Kashdan. Aunque no fueron distinguidos por quedar por debajo de las 12 partidas, es de destacar las actuaciones de los dos invictos, Aliojin y el británico William Winter.

 Vera Menchik retuvo el título de campeona en el evento mundial femenino disputado a la par de de la justa olímpica.

 Una figura de máximo relieve que estuvo presente en Hamburgo fue José Raúl Capablanca, quien asistió como corresponsal de un periódico, luego de haber jugado con figuras vivientes en el Luna Park de Berlín.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *