Las Olimpíadas Mundiales de Ajedrez (III)

Las Olimpíadas Mundiales de Ajedrez (III)
Jesús G. Bayolo


Por Jesús G. Bayolo

 AFICIONADOS EN LA HAYA 1928

Esta es la Olimpíadamás floja que se haya celebrado, porque entonces estaba en su apogeo el debate universal entre profesionalismo y amateurismo en el deporte, y como la sede se hizo coincidir con los IX Juegos Olímpicos de Ámsterdam, el congreso dela FIDEcelebrado en Londres-27 al tiempo que otorgó su organización a Holanda, decidió que solamente podrían participar jugadores aficionados.

Imagine usted los conflictos y dificultades que originó esto, sobre todo porque en ajedrez era mucho más difícil que en cualquier otra modalidad deportiva definir hasta donde un “atleta” era amateur o profesional, teniendo en cuenta que desde su mismo inicio los ajedrecistas cobraban premios en los torneos.

La FIDE no tipificó ni reglamentó las diferencias, sino que dejó que fueran las propias federaciones las que definieran la condición de aficionados de sus miembros. La pobre participación de ajedrecistas estelares le restó brillantez al evento. Y tanto, que para evitar otro fracaso la FIDEdecidió ante la fallida experiencia no establecer en el futuro ningún tipo de diferencia entre los ajedrecistas, sean de la élite o menos avezados.

Aunque en algunas relaciones se consigna Ámsterdam, la IIOlimpíadatuvo lugar enLa Hayadel 5 al 21 de julio de 1928. Participaron 17 países y como en Londres-27 ocupó Hungría el primer lugar y España el último.

El equipo húngaro, integrado por Nagy (11,5); A. Stener (11,5); Vajda (10,5) y Havasi (10,5) se impuso ampliamente con 44 puntos de los 64 posibles. Estados Unidos, formado por Kashdan (13), H. Steiner (10,5), Factor (6,5); Tholfsen (6,5) y Hanauer (3), alcanzó el subcampeonato con 39,5 puntos. Destaca la brillante irrupción de Kashdan en la arena internacional, con un inicio de cinco triunfos consecutivos.

Euwe, el "eterno" campeón mundial aficionado

El resto de la clasificación fue como sigue: 3. Polonia (37); 4. Austria (36,5); 5. Dinamarca (34); 6. Checoslovaquia (34); 7. Suiza (34); 8. Argentina (33,5); 9. Holanda (32,5); 10. Alemania (31,5); 11. Bélgica (31); 12. Francia (31); 13. Suecia (31); 14. Letonia (30); 15. Italia (26,5); 16. Rumania (25,5); 17. España (13,5).

Pese a que no estaba bien definido lo del orden de tableros, se entregaron premios individuales por mejores anotadores a Kasdhan (EE.UU.), Muffan (Francia), Regedzinski (Polonia), Nagy (Hungría) y A. Steiner (Hungría).

De manera simultánea se celebró  el II Campeonato Mundial Amateur, ganado por Max Euwe (Holanda), con 12 puntos sobre 15 posibles. A continuación se situaron, por este orden, Przepiorka (Polonia), 11; Mattisson (Letonia) –anterior campeón-, 10, Golmayo (España), Treybal (Checoslovaquia) y Whitaker (Estados Unidos), 9.5, Cals (Alemania), 9; Becker (Austria), 7; Cherón (Francia), Nilsson (Suecia) y Rosselly (Italia), 6; Araiza (México),  Steiner  (Hungría) y Tscherpurnoff (Finlandia), 5.5 y Tyroler (Rumania) con Henneberg (Suiza), 5.  La única derrota sufrida por el campeón fue ante el subcampeón.

Euwe fue el eterno campeón mundial aficionado, porque este evento no se jugó más hasta 1996, cuando la FIDE decidió restablecerlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *