La Constitución se ha transformado por alquimia: Mauro Arturo Rivera León

La Constitución se ha transformado por alquimia: Mauro Arturo Rivera León

mauroLos cambios a la constitución en estos 100 años han sido muchos: en primer lugar hemos incorporado los tratados internacionales como parámetros de control de regularidad, el derecho internacional se ha nacionalizado por la vía de la interpretación, se integra dentro del parámetro constitucional y tiene jerarquía constitucional, salvo restricciones expresas de la Constitución, señaló Mauro Arturo Rivera León.

El egresado de la Universidad de Sonora y doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, de frente a la conmemoración del centenario de las constituciones políticas de México y del Estado de Sonora, sustentó la conferencia “El procedimiento de reformas a la constitución federal”, en la que añadió que la Constitución de 1917 tenía el control por la vía del amparo, y ahora contamos con un complejo control constitucional.

“Se cuenta con una pléyade de mecanismos de control, control difuso, amparo directo e indirecto, recurso de revisión al amparo directo sobre cuestiones propiamente constitucionales a la corte, juicio para la protecciones derechos políticos y electorales, acciones de inconstitucionalidad, controversias constitucionales… una cantidad inusitada de mecanismos de control que no se encontraban presentes en el constitucionalismo original del 17”, puntualizó.

Además, ha surgido una cantidad enormes de derechos que probablemente los constituyentes de la carta de Querétaro jamás imaginaron, y el parámetro de control en materia de derechos fundamentales se ha incrementado de forma notoria, subrayó.

Mauro Rivera hizo hincapié en que el 5 de febrero de 2017 celebraremos 100 años de la Carta Magna, donde la reforma constitucional, sola, única, como parteaguas, se ha ido modificando constantemente. “Por eso precisamente el título de la charla: ’100 años de reforma constitucional’, como si fuera el título del libro ’100 años de soledad’, de García Márquez, que en su segundo párrafo habla de cómo el coronel Aureliano Buendía conoce los imanes”.

 

Y citó: “Un gitano corpulento de barba montarás, se presenta con el nombre de Melquiades, fue de casa en casa arrastrando dos lingotes metálicos y todo el mundo se espantó al ver que los calderos, las painas, las tenazas y los alijos se caían de su sitio, y las maderas crujían por la sustracción de los clavos y los tornillos tratando de desclavarse, y aun los objetos perdidos desde hace mucho tiempo aparecían por donde más se les había buscado y se arrastraban en desbandada detrás de los fierros mágicos de Melquiades. ’Las cosas tienen vida propia’, pregonaba el gitano con áspero acento: ’todo es cuestión de despertarles el ánimo…

Justo como el imán de Melquiades, dijo el expositor, “así ha sido el proceso de reforma a la Constitución mexicana: 100 años de reformas, 100 años de un camino imantado que arrastra todo a su paso, instituciones, procesos, cambio, controles, y al igual que como lo hiciera Melquiades, la Constitución se ha transformado por alquimia, como por arte de magia y prestidigitación, en otro texto, en otra idea, en otro camino”.

Como lo dijera Melquiades, nuestra Constitución, a través de la reforma, también ha tenido vida propia: crece, cambia y aumenta para la sorpresa no sólo de los propios actores políticos, sino también de los ciudadanos que abiertamente desconocen cuál es el texto original y cuál es la norma de normas, porque finalmente debemos de recordar que una constitución no es una obra literaria, no es poesía, son finalmente normas que no hacen sino establecer un régimen mínimo de convivencia”.

“Podríamos decir, simplificando en demasía, que una constitución no tiene más que hacer sino establecer un mínimo marco democrático para el ejercicio de nuestros derechos. �Ha logrado esto la constitución 1917? �Han logrado esto las más de 600 enmiendas a su articulado a través de los 227 decretos de reforma? La respuesta se encuentra en las analogías, precisó.

“Nuestra democracia es parecida a nuestra constitución: es una democracia convulsa, cambiante en perpetua consolidación; es la democracia producto de una constitución que no cesa, y un aparato propagandístico que no para, y jurisdicción y administración electoral en perpetuo crecimiento: es una sucesión de spots televisivos, comunicaciones de radio, circulares gubernamentales, conteos regresivos a días electorales, clamores sociales, promesas rotas, urnas, votos… eso es, en suma, nuestra democracia, porque eso ha sido en suma nuestra constitución, y como dijera Máximo Alatorre: lo demás son cifras e imágenes”, concluyó.

La conferencia “El procedimiento de reformas a la constitución federal” fue organizada por el Centro de Investigaciones Parlamentarias del Estado de Sonora (CIPES), el Comité para conmemorar el Centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y de la Constitución Política del Estado libre y soberano de Sonora 1917-2017, y la Universidad de Sonora, a través del Departamento de Derecho, y se llevó a cabo en el auditorio Roberto Reynoso Dávila el pasado viernes 2 de septiembre. (CDM)

Publicación tomada de la página oficial de la Universidad de Sonora:
http://www.uson.mx/noticias/default.php?id=22346

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *