EL DISFRUTE DEL FINAL (1ra parte)

EL DISFRUTE DEL FINAL (1ra parte)
MI José Luis Vilela


Por MI José Luis Vilela

Si bien el medio juego es la fase de la partida en que de forma más plena puede plasmarse la faceta artística de nuestro noble juego, indudablemente es en el final donde más  cristalina se nos presenta su  vertiente científica.

Fue tal vez esta característica tan íntimamente relacionada con el pensamiento lógico, la que desde joven atrajo mi atención hacia el estudio de los finales de partidas. Sin olvidar la didáctica y bien estructurada exposición que encuentra quien por primera vez abre las páginas de esa obra clásica de Reuben Fine, “Finales básicos de ajedrez”.

Los años de práctica ajedrecística, claro está, dan la oportunidad de aplicar, a veces de forma repetida y en la mayoría de los casos de forma creativa, el caudal de conceptos ganados en las largas horas de estudio, y por supuesto, de disfrutar tanto el logro de una victoria sutilmente tejida como el de un empate tras ardua y tenaz defensa.

Recientemente, haciendo un recuento retrospectivo, he pasado revista a un grupo de finales que me han parecido dignos de ser publicados y capaces de generar en el lector interesado un disfrute estético comparable al que experimentó en su día su creador.

La primera partida data del torneo METRO DE PRAGA, celebrado en 1980. Mi adversario, el Maestro Internacional checo Joszef Augustin había estado defendiendo una posición ligeramente inferior desde el comienzo  de la partida, y poco a poco había ido simplificando la posición, con  lo cual la posibilidad de las tablas parecía acercarse cada vez más.

Blancas: J. Vilela
Negras: J. Augustin

Praga, 1980


Posición
:
Blancas: Kd4 Nb6 a4
Negras: Ke6 Ng4 f6 



Juegan las blancas

Acaban de ser eliminados los penúltimos peones de cada bando (en b6 y g4). La expresión del rostro de mi adversario reflejaba una confianza  absoluta en un pronto desenlace nulo. Después de todo, ¿cómo es  posible ganar un final con material tan escaso y peones sin diferencia notable en su distancia hacia la coronación?

Conceptualmente hablando, hay dos factores significativos que marcan la ventaja del blanco:

– Primero, la mayor peligrosidad de un peón de torre en comparación con un peón de alfil en los finales de caballo.

– El segundo tiene que ver con la actividad de los reyes.

Una pieza puede estar activa a la ofensiva o a la defensiva. Si el rey negro estuviera situado, digamos, en a7 o a8, su ubicación sería defensivamente activa ya que evitaría  el avance y coronación del peón contrario.

Si estuviera situado, por ejemplo, en g3 o g2, su posición podría calificarse como ofensivamente activa por estar apoyando el avance y coronación de su peón. Pero su  posición actual en e6 no es ni lo uno ni lo otro.

Hasta aquí la filosofía. Sin embargo, sabemos que el ajedrez es algo más que conceptos abstractos. A fin de cuentas, las variantes  concretas son las que deciden el resultado de una posición.

1.Kc5!!

El avance inmediato del peón no conduciría a nada: 1.a5? Kd6! 2.a6 Ne5 y las negras llegan a tiempo para evitar la coronación del peón (3.a7  Nc6+). La gran tragedia de las negras tras la jugada textual es que no podrán evitar el avance directo del peón blanco hacia la coronación, mientras que el caballo de las blancas se encargará de luchar contra el avance del peón negro. En este momento mi adversario se sumió en una larga meditación, pero desafortunadamente para él ya no existía  una solución.

1… f5

Las otras dos alternativas fundamentales eran 1…Ne5 y 1…Nf2.

Tras 1… Ne5 2.a5 Nd7+ (2…, Nd3+ 3.Kb5 Kd6 4.a6 Nc5 5.Nc4 Kd5 6. a7 Ne6 7.Kb6 ganando) 3. Kc6 Ne5+ (tanto 3…, Nb6 4.ab6 como 3…, Nb8 4.Kb7 pierden fácilmente) 4.Kc7 Nf7 5.a6 Nd6 6.Kc6 las negras están indefensas contra el avance del peón blanco.

En caso de 1… Nf2  2.a5 Ne4+ 3.Kc6 y nuevamente la impotencia de las piezas negras es absoluta.

 2.a5   f4

 3.a6   f3

 4.Nc4!  

¡El golpe de gracia!

Mientras este caballo combate al peón negro, el  peón blanco tiene su camino expedito. No era bueno 4.a7 f2 5.a8(Q)  f1(Q) pues a 6.Qe8+  seguiría 6…Kf5! (no 6…Kf6? 7.Qf8 ganando la dama) 7.Qf8+ Nf6. En vez de 6.Qe8+ las blancas pueden ganar el caballo  negro mediante 6.Qc8+, pero el final resultante de Q+N vs. Q es teóricamente tablas.

4… f2

5.Nd2 Nf6

6.Kc6!

Hay que jugar con precisión hasta el final. Las negras amenazaban 6…Ne4+

6… Ne4

7.Nf1!

El gran artífice del bloqueo, Aaron Nimzowitsch, seguramente se sentiría orgulloso de este caballo. Agotados todos sus recursos defensivos, las negras decidieron abandonar.

2 comments

PARA JOSÉ LUIS VILELA:

UN SALUDO DESDE EL SALVADOR, CENTRO AMÉRICA, DE LA FAMILIA AVALOS GUEVARA.
DISFRUTAMOS MUCHO VERLO JUGAR AJEDREZ EN SIMULTÁNEA, EN UN TORNEO QUE SE REALIZÓ EN EL SALVADOR, ALLÁ POR 1974. ALGUNAS VECES TUVIMOS LA SUERTE DE RECIBIR NOTICIAS SUYAS POR MEDIO DE BORIS PINEDA.
SIEMPRE LO RECORDAMOS, SIEMPRE.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *