Álamos nos entregó su Magia, y el Ajedrez se la devolvió…